Enrique Martyn (1781-1812)

Arrodillado en una playa de la India, Enrique Martyn derramaba su alma ante el Maestro y oraba: “Amado Señor, yo también andaba en el país lejano; mi vida ardía en

Share